NEA
Perfil Institucional
Perfiles de NEA 2000: ser fieles a las esencias originales y transformarse en consonancia con las mutaciones culturales

Desde el inicio, la escuela fue diferente. Obviamente, asumió como propio el currículo oficial (planes y programas reconocidos por el Estado), pero agregó materias y actividades para aprendizajes y experiencias más abarcativos y completos: teatro, expresión corporal, artes plásticas, deportes, inglés intensivo, campamentos, excursiones culturales, danzas folklóricas, clases abiertas para padres, exposiciones sobre actividades profesionales y laborales, tecnología, coros, etc. Este currículo amplio se diversificó por períodos determinados y según posibilidades y demandas. La oferta educativa de NEA 2000 fue siempre así, dinámica y atractiva.

Fue también diferente la escuela en lo que atañe a su personal directivo y docente. A todos les incumbe por igual la actualización y el perfeccionamiento permanentes, en lo técnico y en lo cultural. No pueden permitirse el estancamiento, ni conformarse con la nostalgia de lo que fueron antes; valen y son eficaces por los conocimientos y las aptitudes puestos al día. Por eso van a la escuela a trabajar con los chicos y, a la vez, a desarrollar, semanalmente, tareas de estudio, análisis y diálogo sobre su labor profesional y las transformaciones educativas oficiales, y las que determina la propia institución.

La decisión de convertirnos en escuela bilingüe fue importante, crucial. Se tomó en 1993, y funcionó óptimamente.

Ahora vivimos la afirmación y consolidación del nuevo perfil de NEA 2000. El bilingüismo ha nutrido y enriquecido la vida pedagógica y el horizonte cultural de la institución. En el turno mañana, se aprende con el idioma castellano, y en el turno tarde, se aprende con el inglés.

En consecuencia, ya nos hemos acostumbrado a ver y oír actos teatrales o espectáculos musicales en castellano y en inglés; a leer cuadernos en un idioma u otro; artículos y noticias en "Gaceta 2000", la revista bimensual de la escuela, que están escritos en cualquiera de esas lenguas, la materna y la extranjera.

En esa prospectiva seguiremos trabajando. Como escuela, es decir, como institución formal, constantemente nueva y dispuesta a asumir todas las incitaciones de los cambios sociales y culturales; argentina, arraigada en los orígenes y en las tradiciones, y en su vocación hacia un destino nacional; desde ahí, el acceso al mundo y a la confraternidad universal; por fin, atada siempre a los panoramas del futuro, que simbólicamente sigue siendo el 2000.



NEA